lunes, 21 de enero de 2013

NO MANRIQUE


No, Manrique,
la vida no es
un río que corre.

No, Martín,
la vida no es
una charca
que se corrompe.

La vida es la fusión
de varios ríos
que discurren
de la dispersión a la unidad
y luego
de la unidad a la disolución,
para
al final
formar un gran charco
de inmundicias acarreadas
y de alegrías que se condensan
y se evaporan
para volver a discurrir
en inacabable afán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario